Bookmark and Share
Share

INTRODUCCIÓN

Introducción

Esta Guía ha sido escrita para profesionales de la salud de atención primaria y salud mental. Ha sido producida por el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA por sus siglas en inglés), un componente de los Institutos Nacionales de Salud, con la orientación de médicos, enfermeros, enfermeros especialistas avanzados, asistentes médicos e investigadores clínicos.

¿Cuánto es “en exceso”?

El consumo de alcohol se considera en exceso cuando causa o aumenta el riesgo de padecer problemas relacionados con el alcohol o complica el manejo de otros problemas de salud. Según investigaciones epidemiológicas, los hombres que consumen más de 4 bebidas estándar en un día (o más de 14 a la semana) y las mujeres que consumen más de 3 al día (o más de 7 a la semana) tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas relacionados al consumo de alcohol.1

Sin embargo, las respuestas individuales al alcohol varían. El consumo de alcohol a niveles más bajos puede resultar problemático dependiendo de muchos factores, tales como la edad, condiciones coexistentes y el uso de medicamentos. Debido a que no se sabe si cierta cantidad de alcohol es inofensiva durante el embarazo, el Cirujano General recomienda que las mujeres embarazadas o que piensan llegar a estarlo se abstengan de consumir alcohol.2

¿Por qué investigar si alguien bebe en exceso?

  • El consumo de riesgo y los problemas ocasionados por el alcohol son frecuentes. Aproximadamente 3 de cada 10 adultos estadounidenses beben en niveles que aumentan su riesgo de padecer problemas físicos, mentales y sociales.3 De estos bebedores en exceso, aproximadamente 1 de cada 4 abusa o tiene dependencia del alcohol actualmente.3 Todos los bebedores en exceso tienen un mayor riesgo de sufrir hipertensión, sangrado gastrointestinal, trastornos del sueño, depresión considerable, apoplejía, cirrosis hepática y diversos tipos de cáncer.4
  • A menudo el consumo excesivo pasa desapercibido. En un estudio reciente en establecimientos de atención primaria de salud, por ejemplo, los pacientes con dependencia del alcohol recibieron la calidad de atención recomendada, incluyendo evaluación y referencia para tratamiento, pero aproximadamente sólo en un 10 por ciento de las veces.5
  • Los pacientes tienden a ser más receptivos, abiertos y listos para el cambio de lo que usted espera. La mayoría de los pacientes no se oponen a ser investigados por el consumo de alcohol por parte de los profesionales de la salud y están abiertos a escuchar consejos posteriormente.6 Además, la mayoría de los pacientes de atención primaria que resultan positivos por consumo excesivo o trastornos por el consumo de alcohol muestran cierta buena disposición al cambio, siendo aquellos que tienen los síntomas más graves los más dispuestos.7
  • Usted está en la mejor posición para crear cambios.Los ensayos clínicos han demostrado que intervenciones breves pueden promover reducciones significativas y duraderas de los niveles de uso de alcohol entre los consumidores en riesgo y sin dependencia del alcohol.8Algunos consumidores con dependencia aceptarán la referencia a programas para el tratamiento de la adicción. Incluso para pacientes que no aceptan una referencia, las visitas continuas al proveedor de atención médica, centradas en la dependencia del alcohol, pueden conducir a una mejora significativa.9,10

Si aún no lo ha hecho, le animamos a que incorpore en su consulta la indagación e intervención sobre el uso del alcohol. Con esta Guía, usted tiene lo necesario para empezar.

arriba

Anterior | Tabla de Contenidos | Siguiente